sábado, 9 de febrero de 2019

Oración para el fin de semana



Echad las redes

Vacías salen las redes
del mar de los espejos.
No hay pesca
tras la siesta de Narciso,
empeñado en encontrarse
a sí mismo en el agua.

Nada recogeremos
si la brega solo busca
mantener las cosas
en el estado de siempre.

No has de ser, pescador, 
un héroe solitario, 
buscador de tu propio reflejo,
ni guardián de las esencias.

Para pescar, 
echa las redes
al otro lado.

Hazte amigo, soñador
y discípulo. 
Hazte compañero 
de otros, embarcados
para atrapar cosecha
abundante 
de proyectos y vidas,
que han de calmar
el hambre más honda
que retuerce el estómago
del mundo:
hambre de amor.

(José María R. Olaizola, sj)





Lc 5, 1-11

La gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret. Vio dos barcas que estaban junto a la orilla; los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes.

Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.

Cuando acabó de hablar, dijo a Simón: “Rema mar adentro, y echad las redes para pescar”. Simón contestó: “Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos pescado nada; pero, por tu palabra, echaré las redes”.

Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús diciendo: “Apártate de mí, Señor, que soy un pecador”. Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían pescado; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.

Jesús dijo a Simón: “No temas; desde ahora serás pescador de hombres”. Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.


ORACION 20 DE FEBRERO, MIÉRCOLES

ENLACE Gen 8, 6-13; 20-22 Pasados cuarenta días, Noé abrió el tragaluz que había hecho en el arca y soltó el cuervo, que ...