domingo, 27 de febrero de 2011

Entierro en San Pedro de Soba

Difunta: Maria del Pilar Solana Fausto

Funeral y entierro: San Pedro de Soba
Fecha: 28 de febrero, lunes
Hora: 12:30

Tanatorio: Hospital Comarcal de Laredo

Triduo:
12 de marzo a las 10:45
26 de marzo a las 10:45
09 de abril a las 10:45

martes, 22 de febrero de 2011

Entierro en Veguilla de Soba

Difunto: Francisco Cespedes Sainz

Funeral y entierro: Veguilla de Soba
Fecha: 23 de febrero, miercoles
Hora: 17:00

Tanatorio: en su casa en Veguilla

Triduo:
06 marzo, sabado, a las 16:30
20 marzo, sabado, a las 16:30
03 abril, sabado, a las 16:30

viernes, 18 de febrero de 2011

jueves, 17 de febrero de 2011

Entierro en Villar de Soba

Difunta: Mercedes Sainz Gutiérrez

Funeral y entierro: Villar de Soba
Fecha: sabado 19 de febrero de 2011
Hora: 16:00

Tanatorio: Hospital Comarcal de Laredo (a partir de mañana viernes a las 13:00)

Triduo:
20 de febrero, domingo, a las 10:45
27 de febrero, domingo, a las 10:45
06 de marzo, domingo, a las 10:45

Funeral sin entierro en Ramales de la Victoria

Difunto: Francisco de Asis Giménez Maestre

Funeral sin entierro: Ramales de la Victoria
Fecha: 18 de febrero, viernes
Hora: 19:00

Tanatorio: Nereo Hermanos, Santander

Triduo:

lunes, 14 de febrero de 2011

Entierro en Ramales de la Victoria

Difunta: Milagros Ruiz Gomez

Funeral y entierro: Ramales de la Victoria
Fecha: 15 de febrero, martes
Hora: 17:00

Tanatorio: Nereo Hermanos, Santander

Triduo:
20 de febrero, domingo, a las 12:00
27 de febrero, domingo, a las 12:00
06 de marzo, domingo a las 12:00

Jornada Mundial Salud Benedicto XIII

18 de diciembre de 2010.- El Mensaje del Papa para la Jornada Mundial del Enfermo que se celebrará el próximo 11 de febrero, memoria de la Virgen de Lourdes, recuerda que ante el misterio del sufrimiento es necesario reflexionar sobre la necesidad de hacer más sensibles a nuestras comunidades y a la sociedad civil hacia los enfermos, para que ninguno de ellos sea olvidado o marginado. Y aludiendo a la encíclica Spes Salvi reitera que “una sociedad que no logra aceptar a los que sufren y no es capaz de contribuir mediante la compasión a hacer que el sufrimiento sea compartido es una sociedad cruel y deshumana”.

En el mensaje hecho público este sábado, el Santo Padre hace un enérgico llamamiento a las autoridades para que inviertan en estructuras sanitarias que sean de ayuda y sostén para los que sufren, sobretodo, los más pobres y necesitados. Pero también el Papa se dirige a la comunidad cristiana, a los voluntarios y a todos los que se dedican con amor a curar y aliviar las heridas de los que sufren para que sepan ver siempre en el rostro de los enfermos el Rostro de Cristo.

Y es precisamente la frase del Apóstol Pedro: “gracias a sus heridas habéis sido curados” la que inspira este mensaje de Benedicto XVI pues le recuerda su visita pastoral a Turín, en la que pudo meditar y orar ante la Sábana Santa, “ante ese rostro sufriente que nos invita a meditar sobre Aquel que ha cargado sobre sí la pasión del hombre de hoy y de cada tiempo, nuestros sufrimientos, nuestras dificultades y nuestros pecados”.

En su reflexión, el Santo Padre subraya que el Hijo de Dios ha sufrido, ha muerto pero ha resucitado, y precisamente por ello, sus llagas se hacen signo de nuestra redención, del perdón y de la reconciliación con el Padre, se hacen una prueba de nuestra fe. El Papa explica que cuando el Señor hablaba de su pasión y de su muerte sus primeros discípulos no comprendían, lo rechazaban y se oponían, pues para ellos, como para nosotros, el sufrimiento esta siempre cargado de misterio, es difícil de aceptar y de cargar.

Es justamente a través de las heridas de Cristo que nosotros podemos ver con ojos de esperanza, todos los males que afligen a la humanidad –escribe el Papa-. Resucitando, el Señor no ha eliminado el sufrimiento y el mal del mundo, sino que lo ha vencido desde la raíz. Ante la prepotencia del Mal ha puesto la omnipotencia de su Amor. Nos ha indicado, entonces, que el camino de la paz y de la alegría es el amor”. Por ello, el Santo Padre invita en su mensaje a seguir a nuestro Maestro en la disponibilidad de entregar la vida por nuestros hermanos, haciéndonos mensajeros de la alegría que no teme al dolor, la alegría de la Resurrección.

Es en este contexto, que Benedicto XVI se dirige a los jóvenes que celebrarán el próximo año en Madrid, la Jornada Mundial de la Juventud, y en especial, a aquellos que viven la experiencia de la enfermedad. Y les dice que si bien la Pasión, la Cruz de Jesús con frecuencia causan miedo porque parece la negación misma de la vida, en realidad es exactamente lo contrario: “la Cruz es el “si” de Dios al hombre, la expresión más alta y más intensa de su amor y la fuente de donde emana la vida eterna”. El Papa reitera así su llamado a los jóvenes a aprender a ver y a encontrar a Jesús en la Eucaristía pero también a saberlo reconocer y servir en los pobres, en los enfermos, en los que sufren y necesitan ayuda, creando un puente de amor y de solidaridad.

El Santo Padre invita a los enfermos contemplar las llagas de Jesús en el Sagrado Corazón, que es Cristo crucificado con el costado atravesado y abierto por la lanza de donde brota agua y sangre. “Sientan la cercanía de este corazón, les dice el Papa, cargado de amor y tomen con fe y con alegría de esa fuente”.

Al concluir su mensaje el Papa expresa a los enfermos que sintiéndose partícipe de los sufrimientos y las esperanzas que viven cotidianamente en unión a Cristo Crucificado y Resucitado, espera que les done la paz y la sanación del corazón. Y encomendándolos a la Madre de Dios, recordó que todas las iniciativas que serán promovidas por las diócesis en ocasión de esta Jornada serán un gran estímulo para hacer más eficaz el trabajo por los que sufren, en particular, ante la celebración solemne que tendrá lugar en el 2013, en el Santuario Mariano de Altötting, en Alemania.

viernes, 11 de febrero de 2011

Entierro de Ramales de la Victoria

Difunta: Eloina Gómez Ranero

Funeral y entierro: Ramales de la Victoria
Fecha: 13 de febrero de 2010
Hora: 16:00

Tanatorio: Hospital Comarcal de Laredo

Triduo:

Martes 15 a las 19:00
Miercoles 16 a lad 19:00
Jueves 17 a las 19:00

Traslado de la reunión del cementerio de San Pedro de Soba

Debido a que la Junta Vecinal me lo ha solicitado movemos la reunión del día 5 de febrero al sábado 12 de febrero a las 11:30. En dicha reuníón se convoca a todos los vecinos que tengan difuntos en el cementerio de san Pedro de Soba para tratar si la Junta Vecinal desea gestionar la administracion de dicho cementerio o si desean que siga siendo la parroquia la que haga dichas tareas administrativas.

sábado, 5 de febrero de 2011

Entierro en Villar de Soba

Difunta: Angelita Fernandez Ortiz

Funeral y entierro: Villar de Soba
Fecha: 6 de febrero, domingo
Hora: 16:00

Tanatorio: Hospital comarcal de Laredo

Triduo:
13 de febrero, domingo, a las 10:45
20 de febrero, domingo, a las 10:45
27 de febrero, domingo, a las 10:45

Debido al entierro NO HABRA MISA POR LA MAÑANA A LAS 10:45 este domingo Dia 6.

Fiesta de las Candelas en Santa María de Soba


Bautizo en Guardamino

El pasado domingo día 30 celebramos en la iglesia de Guardamino el bautizo de Paula Secunza Higuera hija de Samuel y Sandra. Felicidades a su familia por este bonito día.

Bautizo en Ramales de la Victoria

El pasado domingo día 29 celebramos en la misa mayor el bautizo de Hugo González Paz hijo de Sergio y Silvana. Felicidades a la familia por este bonito día.

viernes, 4 de febrero de 2011

Dapaong, escuela de maestros (Pueblo de Dios) 30/01/2011

Los Hermanos de la salle son los responsables de la formación de los maestros que trabajan en las escuelas y colegios cristianos de la diócesis de Dapaong, al norte de Togo. Con la ayuda de la ONG española PROYDE han puesto en marcha una escuela de formación para el seguimiento del profesorado.

martes, 1 de febrero de 2011

Dioses y hombres. Cine con mensaje.



La trágica muerte por decapitación de siete monjes trapenses del monasterio de Nuestra Señora del Atlas ocurrió casi un par de meses después de su secuestro la noche del 26 al 27 de marzo de 1996. Los llamados "Grupos Islámicos Armados" (GIA) decían en un comunicado "Les hemos cortado las gargantas a los monjes". La brutalidad de los hecho en una convulsa Argelia dió la vuelta al mundo.

La película de Xavier Beauvois - No olvides que vas a morir (1996), Según Matthieu (2000)- afronta desde la ficción más que una reconstrucción de los hechos, un profundización en los motivos de la elección de unos hombres que enfrentan la muerte.



La presentación de las circunstancias históricas se pone al servicio del itinerario interior. La vida de los monjes en medio de un pueblo de mayoría islámica nos presenta su convivencia y vecindad en medio de la pobreza y las tensiones políticas que se abaten sobre Argelia. La cercanía y el servicio a las personas había convertido el monasterio en una presencia necesaria para el diálogo y la prevención de la violencia. Sin embargo, el avance del fundamentalismo, por una parte, y la represión policial, por otra, marcan una espiral de destrucción imparable. Pronto los monjes se ven enfrentados a una decisión radical salir para salvar la vida o permanecer asumiendo el riesgo de una muerte inminente.

Los monjes que muestra la película no son héroes de aventura. La presentación del proceso de cada uno nos descubre su humanidad, sus miedos y sus motivaciones profundas. Todos ellos son muy distintos, desde Luc (Michael Lonsdale), el médico ya curtido en mil dificultades; Célestin (Philippe Laudenbach) , antiguo educador de marginados y ahora hospedero; Christophe (Olivier Rabourdin), de profesión agricultor y el más joven del grupo; Amédée (Jacques Herlin), el más anciano o Cristian (Lambert Wilson), el prior, profundo conocedor de la lengua árabe y de la religión islámica. Pero todos ha de enfrentarse a una decisión compartida.




La película va introduciendo en este ejercicio de discernimiento personal y comunitario, psicológico y espiritual. Cada uno de los monjes se ha de situar personalmente y entre ellos se ayudan a ese camino de libertad. Los dinamismos psicológicos se abren a la dimensión espiritual. Más allá de la inconsciencia, la superficialidad fanática o el imperativo colectivo cada uno será el mismo ante el mundo que quiere construir y el Dios en el que cree. Los motivos para salir son muy sensatos. Los motivos para quedarse son la fidelidad a sus amigos argelinos y la convicción en que Dios sembrará la reconciliación.

La decisión de permanecer les sitúa ante su misión como comunidad monástica, en este caso no solo puestos entre Dios y los hombres sino también entre dos mundos religiosos y culturales como puentes entre dos orillas. El director sabe entrar en las cuestiones profundas y en la entraña creyente de su decisión que se forja orando más allá de sus miedos. Su última cena, en una secuencia magistral e inspirada, será una epifanía musical y silenciosa de su disponibilidad en primeros planos para creer en que Dios saca lo mejor de cada ser humano, de cada rostro. Su muerte, realizada como un presagio en elipsis, será una esperanza donde las víctimas y los verdugos, son reunidos por la blancura trascendente y infinita del Dios que sienta a la mesa, hoy vacía, a todos los hombres hermanos.



Lo interesante de la película en que nos coloca en la memoria y la herencia del sacrificio martirial de este grupo de monjes. Ante una tragedia en la que unos matan en nombre de Dios y otros mueren en nombre de Dios, el espectador tiene clara conciencia que plantea algo que le atañe. Le implica porque en medio del desastre, aparece una puerta abierta en que la humanidad puede encontrar un vínculo absoluto para sentarse a la misma mesa. Un vínculo más allá de lo humano, en lo divino a la vez que profundamente humano. Donde Dios y la experiencia de Dios pueden ofrecer futuro y esperanza en medio de las amenazas de la sociedad del riesgo.

Pero, y lo que también es una aportación bien próxima y personal, la historia rememorada se presenta como un verdadero camino de elección donde cada uno, aunque sea menos dramáticamente, nos sentimos enfrentados. Siempre hay motivos sensatos para abandonar, para conservar y para garantizar lo inmediato. Pero también motivos espirituales y razonables para esperar, entregarse y confiadamente seguir avanzando. Y esta elección sigue siendo ineludible y, en alguna manera, nos la encontramos cada mañana.

Concurso parroquial pregunta 8





Encuentro de voluntarios para la Jornada Mundial de la Juventud en el Seminario de Monte Corban









Fiesta de la Virgen de Irias 2019

...