miércoles, 30 de mayo de 2018

Reflexiona cada día

Templo singular de Tu gloria, ruega por nosotros
30 mayo, 2018 por Mater Dei.

“Somos templos del Espíritu Santo”, dirá san Pablo. Santuario de predilección donde Dios hace morada. Lugar íntimo, en el que el diálogo discurre con suavidad y delicadeza, tratando todo aquello que tiene que ver con la aceptación del querer de Dios, en medio de los gozos, pero, también, en las grandes dificultades. Lo que el Apóstol de los gentiles vino a decirnos es que, en todo y para todo, somos de Él, y que las limitaciones de nuestra condición mortal no son obstáculo para que la gloria de Dios se recree en nuestro interior, siendo luz permanente a través de las sombras de una vida que, en ocasiones, nos resulta ardua y trabajosa.

¿Cómo sería esa recreación de Dios en la Virgen? Hija de Dios Padre, Madre de Dios Hijo y Esposa de Dios Espíritu Santo. Toda la Trinidad hizo de Ella su hogar aquí, en la tierra. Resulta estremecedor imaginar la enormidad de gracia de esa presencia tan original. Preparar la encarnación de Dios en el mundo era romper la distancia del infinito para asumir la historia de lo temporal. Suponía la entrada de lo eterno en el seno de una virgen, concebida sin pecado original, pero criatura humana al fin y al cabo. El anonadamiento de Dios exigía también la humildad de una mujer, dispuesta a ser esclava hasta las últimas consecuencias.
Ser templo de la gloria de Dios es hablar de docilidad y confianza. Es la disposición necesaria para que Dios realice en el mundo sus maravillas, es decir, el milagro de vivir, insertos en lo efímero, pero derrochando palpitaciones de lo divino a través de nuestros afectos y obras. No tengamos miedo a ser templos de la gracia de Dios, aunque la exigencia de abandonarnos en Él suponga morir a nuestras seguridades y egoísmos. María lo vivió así, y ahora es Reina de toda la Creación.

Primeras Comuniones en Ramales de la Victoria



















































Primera Comunión en Astrana de Soba





































Anulación de misas este fin de semana por operación de don Eduardo

Acaban de avisar a don Eduardo de que le operan el miércoles de un juanete con lo cual no podrá andar un tiempo, esperemos que en poco pueda recuperarse. Pero este próximo fin se semana no podra celebrar las misas en las parroquias donde iba a hacerlo:

Sabado 02 de junio:
(12:15) La Cistierna.
Movemos la misa mensual al sábado 23 de junio a la misma hora (12:15)

Domingo 03 de junio:
(10:45) Villar
(12:00) San Martin
En principio este fin de semana se anulan las misas. La semana que viene en funcion de su recuperación avisamos como se atenderá la misa semanal.

miércoles, 23 de mayo de 2018

Reflexiona cada día

Tú, que creyendo esperaste la resurrección, ruega por nosotros
23 mayo, 2018 por Mater Dei.

María Magdalena la que se encontró con el sepulcro abierto el día de la Resurrección, cuando fue al sepulcro a embalsamar el cuerpo de Jesús. El amor al Maestro sostenía aquella fidelidad de los últimos momentos, aunque todos, incluso sus más íntimos, habían huído de Él. Así son las cosas que nacen del verdadero cariño, y que sólo entienden los enamorados; cosas que no llegan a entenderse mientras se piense que, para querer a alguien, es necesario recibir algo a cambio.

El amor de la Virgen Madre a su Hijo es también cosa de enamorados. Ella, más que nadie, también en esos últimos momentos del Señor, “esperó contra toda esperanza”. El sostener al Hijo entre sus brazos, una vez lo descendieron de la Cruz, debió ser la mayor experiencia de un amor sufriente que pudiera soportar una madre. Incluso, en ese instante, María debió gritar en su interior al Padre Dios: “¡Muero de dolor, pero me fío de Ti!”. Ella cumplía aquella entrega del hijo que Abraham no completó. Era el cumplimiento definitivo del amor de Dios llevado hasta el culmen, donde sólo la “llena de gracia” podría soportar. 

Una piadosa tradición nos dice que la Virgen Madre fue la primera a quien se apareció el Señor resucitado. Cuesta creer que no fuera así, puesto que Ella llevó en su seno el signo del Verbo encarnado, anticipando en ese nacimiento el triunfo de Dios sobre la muerte y el pecado. ¡Cuánta justicia cumplida en ese abrazo del cuerpo resucitado de Cristo al de María, su Madre, que hizo de su fe también motivo para anticiparse a la gloria de Dios sobre el mundo! El “pequeño” universo de María, lejos de ser sepulcro cerrado, era el seno virginal de una madre que hizo donación de su Hijo para la salvación de la humanidad.

viernes, 18 de mayo de 2018

Calendario de Primeras Comuniones

Este domingo 20 de mayo tendremos las primeras confesiones con los niños que harán la comunión la semana que viene a ls 18:00 en la parroquia de Ramales. Tras las confesiones haremos el primer ensayo de la celebración.

Concierto de Navidad a favor de Cáritas Alto Asón

El próximo sábado 22 de diciembre, a las 20:30, tras la misa tendrá lugar un concierto a favor de Cárias Alto Asón en la que la coral Cobala...